Viviendo con el enemigo

Cuando estábamos saliendo, él me llenó con regalos y cenas caras en lujosos restaurantes. Mirando hacia atrás, pasé por alto algunas de las señales de que podría volverse abusivo: culpó a otros por sus errores; usó el “tratamiento silencioso” si estaba enojado con alguien; tenía un temperamento volátil.

Lamentablemente, me criaron en un hogar con violencia doméstica, por lo que este tipo de comportamiento me parecía normal.

Los primeros cinco años de nuestro matrimonio fueron buenos. Él fue amable conmigo y empezamos a tener hijos. En los próximos cinco años, me sentí infeliz, pero no sabía por qué. Él comenzó a controlarme de pequeñas maneras, y para mantener la paz, lo dejé. Durante los siguientes cinco años, comenzó a usar el tratamiento silencioso conmigo (ignorandome) cuando estaba enojado.

Él comenzó a controlarme de pequeñas maneras, y para mantener la paz, lo dejé.

Los siguientes cuatro años fueron aún peores. Aumentó el "tratamiento silencioso", a veces fingiendo que no existía hasta por un mes. También comenzó a retener mi dinero si estaba enojado conmigo.

Me maltrató verbalmente llamándome de cualquier forma, ordenándome y enfureciéndose conmigo durante una hora o más. Él me abusó psicológicamente, haciéndome dudar de mi cordura. Juraría que las cosas que recordaba nunca ocurrieron. Era tan convincente que a veces me preguntaba si realmente los recordaba. Él me maltrató emocionalmente, y me dijo que era una esposa y madre pésima, que me odiaba y que sus amigos sentían pena por su matrimonio con una bruja así.

Aunque no estaba contenta, no quería dejarlo porque venía de una familia divorciada y sabía lo doloroso que era el divorcio para los niños. También tomé mis votos matrimoniales muy en serio y no quería romperlos.

Luego llegó el día en que me dijo que quería que muriera. Después que se fue de la casa, me senté en la mesa sin palabras. ¿Había manipulado mi carro, o solo estaba jugando conmigo? Estaba aterrorizada y no sabía qué hacer. Al día siguiente, volvió a entrar en la cocina mientras yo almorzaba y me dijo: "¿Cómo se siente saber que quiero que te mueras?" Le dije: "No muy bien". Él tenía una pequeña y satisfecha sonrisa en su cara y se fue.

Unos días después, me pegó. Eso fue el colmo. Empaqué y me fui a un hotel. Me reuní con nuestro pastor y pedí ayuda. Fue compasivo y dijo que llamaría a mi esposo y hablaría con él. Regresé a casa después de unos días.

Una vez que nuestro pastor supo lo que estaba sucediendo, mi esposo nunca más me golpeó. Pero una vez me encerró para que no pudiera salir de la habitación durante una discusión. También me dejó fuera de nuestra casa sin zapatos ni abrigo y me quitaba las sábanas mientras yo dormía. Cuando le decía que mi corazón latía con fuerza, él dijo: "Bien, tal vez tengas un ataque al corazón y mueras".

Más tarde descubrí que todas estas cosas se consideran abuso físico. Durante este tiempo, él insistió en que les dijera a nuestros hijos que nunca me había abusado. Pero no pude hacerlo. Sabía que era una mentira y no quería que mis hijos pensaran que su comportamiento estaba bien.

Comencé a buscar una definición de abuso para poder mostrarle y decir: "Mira, me has estado abusando de mí". Pero no pude encontrar una definición. En mi desesperación, llamé a la Línea Nacional de Violencia Doméstica. Hablé con una defensora que confirmó que me estaban abusando y me dirigió al centro de crisis para mujeres de mi localidad, donde hablé con una consejera. Le dije a la consejera por qué no quería dejar a mi esposo. Ella me ayudó a ver que mi esposo ya había destruido el matrimonio por sus acciones, y si me separaba de él, solo estaría haciendo público lo que estaba sucediendo en privado.

Ella me dio el número de teléfono de un abogado de violencia doméstica. Le dije al abogado que había estado buscando un apartamento porque mi esposo se había negado a salir de la casa. Ella dijo: "Ah no, no te vas a ir, él se va a ir". Cuando le dije que no se iba a ir, ella dijo que una vez que obtuviera una orden de restricción contra él, lo haría.

Seis semanas después de llamar a la línea directa nacional de violencia doméstica, estaba lista para actuar. Conduje hasta el juzgado donde me encontré con mi abogado y le conté al juez todas las cosas abusivas que mi esposo había estado haciendo a mis hijos y a mí. ¡Me concedieron la orden de restricción (protección) temporal! El juez también agregó a mis hijos a la orden. Ese día, recogí a mis hijos en sus escuelas. Luego, llamé a la policía y pedí a un oficial que caminara por la casa para asegurarme que mi esposo no estaba esperándome, no sabía qué podía hacer. También me cambiaron las cerraduras, los códigos de garaje y los códigos del sistema de alarma.

Luchamos contra un feo divorcio. Y como había pretendido que todo era "normal" durante 20 años, mis hijos no entendían por qué había echado a su papá de la casa. Todavía no lo hacen.

Eso fue hace 11 años. Me uní a grupos de apoyo de violencia doméstica y recibí muchos consejos. Me capacité para ser una defensora de violencia doméstica y ahora ayudo a otras víctimas.

He recorrido un largo camino en mi viaje hacia la sanidad. Conocí y me casé con un hombre amoroso que me trata maravillosamente y nunca me abusa. Cada uno de nosotros tiene varios hijos, por lo que hemos tenido que lidiar con muchos problemas al mezclar a nuestras familias. La vida no es fácil, pero es mucho mejor que la vida con mi primer marido abusivo.

Si eres víctima de violencia doméstica, no tienes que enfrentarte sola. A uno de nuestros mentores en línea le encantaría caminar junto a ti en tu viaje. Deja tu información de contacto a continuación y nos pondremos en contacto contigo pronto.

No tienes que enfrentar esto solo. Habla con un mentor, es confidencial.