El luto después

En la escuela secundaria, yo era la capitana del escuadrón de porristas y el equipo de atletismo. Tenía buenas calificaciones, un novio, y era bastante popular. Estaba orgullosa de mi reputación en la escuela. ¿Qué más podría pedir una joven de 18 años?

Puedo decirte lo que no estaba pidiendo: un bebé.

Había sido sexualmente activa desde que tenía 15 años y mi amor de la escuela secundaria y yo pensábamos que estábamos teniendo algo bastante bueno. Comenzar una familia fue lo más alejado de nuestras mentes. Justo antes de la graduación, me sorprendí que no hubiera llegado mi período. Dos líneas ominosas en una prueba de embarazo casera confirmaron lo que temía.

Tener al bebé no era una opción para mí. Ni siquiera se me cruzó por la mente. Tenía esperanzas y sueños de un futuro brillante y un bebé definitivamente estaría en medio del camino de todo eso. Cuando tenía 10 semanas, el padre de mi hijo y yo hicimos un viaje a la clínica de abortos. Recuerdo la escena tan vívidamente: las miradas, los sonidos, el olor. Mis sentidos, y aún más mis emociones, estaban sobrecargadas. El procedimiento terminó antes de que lo supiera. El consejero de la clínica tenía todas las palabras correctas para decir y recuerdo haberme sentido tan aliviada de que finalmente me libré de la carga que me pesaba desde hacía un par de meses. Todo se sintía bien. ¡Finalmente pude respirar tranquila!

Decir que no estaba preparada cuando las emociones comenzaron a surgir sería subestimarlo. Si todo se sintía tan bien cuando tuve el aborto, ¿por qué me sentía como si estuviera en medio de una tormenta ahora? Todas las paredes a mi alrededor se derrumbaron. Vergüenza, culpa, remordimiento, enojo, lo que sea, lo sentí. Me sentí como si estuviera siendo perseguida por un monstruo de cuatro cabezas. No sabía a quién recurrir para obtener apoyo. Mis padres no sabían nada sobre el embarazo y el aborto y no podía decírselo a mis amigos. No tenía un lugar seguro. Mi corazón estaba tan herido. No tenía a donde ir.

Recuerdo la escena tan vívidamente: las miradas, los sonidos, el olor. Mis sentidos, y aún más mis emociones, estaban sobrecargadas.

Así que corrí. Era una corredora ávida y correr me mantuvo ocupada. Le dio a mi mente la oportunidad de deshacerse de todos los golpes emocionales que mi corazón estaba experimentando. Tal vez una parte de mí sentía que estaba tratando de huir del dolor que me perseguía, porque poco después dejaría de correr, volvería otra vez. No estaba preparada para la montaña rusa emocional que se produciría después del aborto. Con la esperanza de que ayudaría a resolver algunos de nuestros problemas, a los 19 años me casé con mi amor de la escuela secundaria, y en un par de años tuvimos dos hijos más hermosos. Durante los primeros años de nuestro matrimonio, sabía que todavía no estábamos tratando adecuadamente con las emociones latentes del aborto. Cuando mi esposo tuvo una aventura, mi mundo volvió a colapsar.

Experimenté un cambio de vida muy positivo a través de la influencia de mi abuela, pero lidiar con la pérdida, primero la pérdida de mi hijo a través del aborto y luego la pérdida de mi marido por el divorcio, fue mucho para el corazón de una madre. Traté de concentrar todas mis energías en mis dos hijos. Yo era su mamá oso. Estaba decidida a criarlos y cuidarlos con cada fibra de mi ser. Aunque sabía que todavía tenía muchas heridas emocionales, me centré en ser la mejor madre que podía ser.

Pasaron cinco años y conocí a un hombre maravilloso, que ahora es mi esposo. Pero todavía recuerdo claramente la lucha con el miedo al rechazo. ¿Cómo podría esta maravillosa persona amarme? Luché con mi autoestima y tenía miedo de que lo que tenía que traer a la mesa fuera demasiado para él. Él sabía sobre mi carga y mis heridas emocionales, y aun así me amaba de todas formas. Cuando nos casamos, estaba entusiasmada con esta oportunidad de comenzar de nuevo. Sin embargo, sabía que algo todavía tenía que cambiar. Tenía capítulos sin cerrar y heridas profundas y sabía que necesitaba ayuda. Empecé a ver a un consejero un año después de la boda, y como un libro de cuentos, una página tras otra, derramé el peso del dolor que había soportado durante una década

Desde mi primer matrimonio y ahora hasta el segundo, he tenido el privilegio de ser madre de 11 (¡sí, 11!) niños más. Cada embarazo ha sido diferente, pero es sorprendente cuán profundo es el dolor postaborto. Todavía me conmueve la tristeza cada vez que traigo un nuevo niño al mundo.

Si el aborto es un problema que enfrentas, quiero que sepas que no estás sola. Ya sea que esté contemplando el aborto o esté viviendo la experiencia posterior al aborto, comunícate con uno de nuestros mentores. Estamos aquí para caminar junto contigo en este cierto viaje confuso.