La pesadilla de cada mamá

Mi primer hijo era mi vida. Después que Scott nació, difícilmente se separó de mi lado. Era un bebé feliz y los adultos lo amaban, lo consideraban educado y dulce. Fue nuestro único hijo hasta que cumplió nueve años. Ahí es cuando empezaron todos los problemas.

El año en que nació nuestra hija fue difícil para nuestra familia. Perdimos nuestra casa y tuvimos que mudarnos con familiares. También fue el año en que Scott inició a estudiar desde la casa. Tres años más tarde, pudimos volver a nuestra propia casa así que nos mudamos.

Justo en ese momento, Scott comenzó a tener muchos problemas. No quería hacer las tareas de la escuela y discutía ... mucho. No parecía tener muchos amigos y se quedaba solo todo el tiempo. Mandé a Scott a la escuela regular pensando que eso lo ayudaría, pero empeoró. Empezó a meterse en problemas y apenas podíamos hablar el uno con el otro. Estaba devastada. No tenía idea de cómo ayudar a este niño que solía ser mi mini-yo. Ahora ni siquiera podía soportar estar en la misma habitación conmigo.

Después de un par de años en la escuela secundaria local, terminamos inscribiéndolo en una escuela pública en línea. Las cosas empeoraron con sus tareas escolares y luchábamos constantemente. Parecía no tener ningún respeto por mí o por su papá.

Una noche, entré en su habitación para decirle que le bajara volumen a su música. Me horroricé al ver un montón de marihuana puesta en el escritorio frente a él. Inmediatamente me asusté y comencé a gritarle. Hablamos con él desde que era pequeño sobre los peligros de las drogas, ya que algunos de nuestros familiares han luchado contra la adicción. No podía creer que me había estado mintiendo sobre eso. Me dijo que lo tenía porque estaba deprimido y era lo único que lo hacía feliz. Esa noche me dijo que había planeado fumar toda esa marihuana o suicidarse.

Llamé a mi esposo para que se diera cuenta de lo que estaba sucediendo, y cuando entró en la habitación de Scott, inmediatamente comenzó a gritar. Estaba culpando a mis familiares por las drogas y quería llamarlos y gritarles también. Mi esposo también amenazó con llamar a la policía. La escena era tan fuerte, tanto que Scott sacó el cuchillo de caza que su abuelo le había dado. Estaba absolutamente aterrorizada. No estaba segura si tenía la intención de usarlo con su padre o con él mismo, pero de todos modos, sabía que necesitaba quitarselo. En ese momento, no sabía si Scott lo usaría conmigo, pero oré en silencio, puse mi mano sobre la suya y le pedí con calma que me diera el cuchillo. Me sentí muy aliviada cuando lo hizo, pero también estaba procesando otras emociones en ese momento: enojo hacia Scott por mentir, enojo con su padre por su reacción y tristeza porque mi hijo sentía que no tenía nada por que vivir. Por encima de todo, tenía un miedo abrumador de despertarme por la mañana y él se habría ido.

Pasé esa noche durmiendo en su piso para asegurarme que estaba bien. Hablamos por un largo tiempo mientras ambos tratábamos de procesar lo que había sucedido, y Scott comenzó a revelar detalles aún más horribles de lo que había estado pasando. Me di cuenta que habíamos esquivado una bala, literalmente, cuando me dijo que un "amigo" le había dado un arma para que la llevara a casa varias veces, y que se había sentado en su habitación toda la noche para decidir si utilizarla o no. Pensamientos pasaron por mi mente de uno de mis otros niños entrando en esa escena horrible. Recordé lo horrible que había sido cuando perdí a mi prima por suicidio hace algunos años. Cuán devastador había sido para la familia. Estaba tan agradecida que Scott todavía estuviera vivo, pero estaba tan perdida en cuanto a cómo ayudarlo.

Tenía un miedo abrumador de despertarme por la mañana y él se habría ido.

Pasé la mayor parte del día siguiente en una bruma en el teléfono con los consejeros, su pediatra y su escuela, tratando de averiguar qué hacer. En medio de las llamadas, mantuve un registro de dónde estaba, y le pedí que mantuviera la puerta de su dormitorio abierta para poder vigilarlo a menudo y asegurarme que todavía estaba bien. Me sentía como una fracasada como madre. ¿Cómo podría haber dejado que mi hijo se deprimiera tanto que quería quitarse la vida? Era un lugar oscuro y aterrador para estar. Tenía miedo por mi hijo, y me avergonzaba de haber sido tan ingenua con respecto al uso de drogas. No quería que nadie lo descubriera porque tenía miedo de lo que pudieran pensar de mí si supieran que tenía un adolescente suicida que usa drogas. También me avergonzaba la idea de ponerlo bajo medicamentos. He sido una defensora abierta contra los medicamentos recetados durante varios años porque creo que hay muchas más alternativas naturales. De hecho, soy dueña de un negocio de venta de productos naturales para el bienestar.

Me sentí como una falsa y sobre todo, sentí que estaba decepcionando a Scott porque tenía demasiado miedo de experimentar con remedios naturales para encontrar lo que funcionaría para él cuando sabía que las píldoras funcionarían mucho más rápido. Nunca me he sentido más indefensa como madre en toda mi vida. El poder que tenía su depresión sobre nuestra familia era absoluto. Estaba constantemente en mi mente, devorando mi corazón y mi alma. Poco a poco, con la ayuda de su consejero y antidepresivos, mi hijo comenzó a salir de la depresión. Comencé a vislumbrar quién solía ser, y pudimos empezar a divertirnos juntos de nuevo. Comenzó a tomar clases de Tae-kwon-do y a ver a una chica de la clase. Últimamente le ha estado yendo muy bien en la escuela y probablemente se graduará un año antes.

Las cosas definitivamente han dado un giro, pero todavía capto mis instintos maternales a veces. Me pregunto si está pasando demasiado tiempo con ciertos amigos o si todavía tiene pensamientos de hacerse daño. También me pregunto si el miedo desaparecerá alguna vez sabiendo que tu hijo estuvo cerca de terminar con su propia vida. Si tu hijo ha pensado en el suicidio y si puedes relacionarte con mis sentimientos de vergüenza y miedo, no estás solo.

Te animo a que te comuniques con alguien que pueda escucharte y apoyarte en esta travesía. Deja tu información de contacto a continuación, y alguien de nuestro equipo se comunicará contigo pronto.No tienes que enfrentar esto solo. Habla con un mentor, es confidencial.