Cuando “para siempre” termina

Me casé muy joven. Acababa de cumplir 19 años y ella apenas tenía 18 años. Era nuestra oportunidad de salir por nuestra cuenta de los techos de nuestros papás. Íbamos a demostrarle al mundo que estábamos destinados a algo más.

Poco después que empezamos a salir, ella me hizo saber que estaba embarazada y que el papá del bebé la había abandonado. Tenía esta situación donde necesitaba demostrarme que era importante. Si pudiera ser el héroe de alguien, entonces realmente importaría. Así que me comprometí a criar al niño como mío. Después de conocernos por solo cuatro meses, nació su hija y seguimos adelante y nos casamos.

Creía que podía crear este maravilloso hogar con la cerca blanca y ser un gran papá, esposo y proveedor. Las cosas estaban muy bien al principio. A la edad de 21 años, me convertí en el gerente más joven en una cadena de restaurantes. Conseguimos nuestro propio apartamento y conducimos un Audi. Su hija me conocía y me amaba como papá. Unas cuantas promociones más tarde, compramos una hermosa propiedad en un bonito suburbio. El sueño americano se estaba alineando para nosotros. Estábamos viviendo la vida. Pero seguía habiendo esta infelicidad, como un zumbido en el fondo que nunca desaparecía.

Unos años después de nuestro matrimonio, descubrimos que estábamos esperando un hijo. Mucha de la tensión y la infelicidad comenzaron a salir a la superficie. Descubrí años después que la "escuela secundaria privada" a la que ella asistía era en realidad una institución mental. Los desafíos de estar embarazada comenzaron a exacerbar su enfermedad mental. Ahí es cuando las cosas empezaron a salirse de las manos. Comenzó a consumir drogas: marihuana, éxtasis, cocaína y metanfetamina. Desaparecería por días y no sabía dónde estaba. Ella viajaba horas solo para ir a drogarse con otra gente. Eventualmente, ella se enganchó a la heroína.

Seguía viviendo con ella, esperando poder solucionar sus problemas de alguna manera.

Una vez que nació mi hijo, las cosas realmente comenzaron a ir cuesta abajo. La última gota fue cuando estaba saliendo con algunos amigos y uno de ellos me hizo a un lado, refiriéndose a otro amigo y dijo: "¿Cómo puedes salir con él? Sabes que está jugando con tu esposa, ¿verdad?

Resulta que habían estado durmiendo juntos durante bastante tiempo. Pronto ya no pudo ocultar su nuevo embarazo. Como ya no teníamos relaciones sexuales, sabía que no era mío. Aproximadamente un mes y medio después, llegué a casa para encontrarlos mientras los niños jugaban en la misma habitación.

¡Ya había sido suficiente! Así que me aseguré que ella se mudara.

Tomó más de un año para que el divorcio pasara. En un momento fui a recoger a los niños y ella abrió la puerta desnuda. Pude ver líneas de cocaína y había una pipa de agua para fumar, a la que su hija llamaba un "jarrón de flores" sobre la mesa.

Estábamos viviendo la vida. Pero seguía habiendo esta infelicidad, como un zumbido en el fondo que nunca desaparecía.

Inmediatamente me llevé a los dos niños a vivir conmigo. Tardó aproximadamente una semana en recuperarse y darse cuenta de lo que había sucedido. Luego ella jugó con el sistema, yendo a la policía, alegando que estaba abusando de los niños. La policía no tuvo más remedio que venir y quitarme a los niños y ponerlos bajo su "cuidado". Las cosas se aclararon en la corte unos días después, pero para entonces ella había desaparecido y no la vi a ella ni a los niños durante siete meses. Hasta que un día, buscó dinero con mi hermana, lo que permitió a mis papás localizarla.

Cuando finalmente recuperé a mis hijos, estaban extremadamente desnutridos y mi hijo de dos años sufrió un gran retraso en el desarrollo. Mi corazón se hundió cuando los vi, ¡pero estaba tan feliz de tenerlos de vuelta! Poco después de eso, obtuve la custodia legal completa de mi hijo. Mi hijastra terminó quedándose con mis padres, quienes la amaban como propia y finalmente la adoptaron legalmente.

No sé dónde está mi ex esposa hoy, pero mi esperanza es que encuentre esperanza, sanidad, estabilidad y que aprenda a soñar otra vez. Puedo decir que realmente la he perdonado y que he dejado de lado mi amargura. Por supuesto, eso no borra el hecho que sus elecciones han hecho que los niños y yo recorramos un camino increíblemente difícil. Pero sí deseo lo mejor para ella.

No es como si yo fuera el marido perfecto. Yo también fallé en el matrimonio. Realmente no estaba allí para ella. Trabajaba más de 70 horas a la semana, persiguiendo mi sueño de éxito. Impulsado por la necesidad de ser alguien importante, iba más allá para obtener promociones y bonificaciones.

Había llegado a casa agotado y era un imbécil egoísta. Pensaba: "¿Dónde está mi cena, por qué no me lavan la ropa?" Me sentaba frente al televisor y no jugaba mucho con los niños. Realmente no estaba ahí para ella emocionalmente. Ni siquiera sabía cómo conectarme con ella en ese nivel. Para mí, se trataba de lo que estaba sacrificando por la familia. Ella debe haberse sentido increíblemente sola.

El divorcio no solucionó mis inseguridades. Todavía estaba paralizado en mi capacidad de ser emocionalmente íntimo. Traje mi yo roto en mis próximas relaciones, que también fracasaron. Solo en los últimos años he aprendido a lidiar con estos problemas profundamente arraigados. Ahora estoy comprometido y ha sido tan liberador poder darle a mi novia el tipo de amor que ella necesita y se merece.

Si te encuentras ante un divorcio o si te has quedado atascado en las consecuencias, debes saber que no estás solo. El divorcio puede sentirse como el final, pero la vida mejora a medida que superas el dolor. Realmente ayuda hablar con alguien. Si completas el formulario a continuación, un miembro de nuestro equipo se conectará contigo para escucharte y ayudarte a seguir avanzando.

No tienes que enfrentar esto solo. Habla con un mentor, es confidencial.