LA VIDA ES DIFÍCIL… ESPECIALMENTE SI ERES DIFERENTE

Cuando era pequeño, solía ser algo tímido. Era el niño del jardín de infancia que odiaba que lo separaran de su madre para meterlo en un aula con desconocidos. No lloraba ni hacía berrinches, pero definitivamente tenía miedo, y en verdad extrañaba a mi madre. No fue hasta que empecé a estudiar Psicología en la Universidad que finalmente comprendí que esta sensación de incomodidad (o mi torpeza social) era el resultado de no haber asistido ni siquiera un día a la guardería. Tenía poca o ninguna experiencia previa de la interacción con niños de mi edad y, por tanto, no tenía la confianza ni los medios para hacerlo.

Afortunadamente, con el paso de los años, fui superando mi timidez y, aunque resulta difícil de creer, me di cuenta de que me gustaba hablar y socializar. De hecho, me gustaba tanto hablar que a menudo me mandaban callar los que se molestaban por mi incesante parloteo. Desgraciadamente, a medida que seguía liberándome de mi caparazón (o célula) de inseguridad social, se hacía cada vez más evidente otra cuestión según los estándares de la sociedad. No sé si te resulta familiar el personaje de los Looney Tunes, Elmer Fudd, pero pronunciaba mal las consonantes "R" haciéndolas sonar como consonantes "W". ¿Por qué les cuento esto? Porque sonaba como él.

Y, para ser sincero, no me importaba lo diferente que sonaba, al principio. De hecho, ni siquiera me oía pronunciar mal las consonantes. En realidad, sólo era un niño que quería jugar, divertirse y ser aceptado. Sin embargo, a una edad temprana, descubrí que ni siquiera la ingenuidad o los deseos inocentes de un niño pequeño pueden protegerlo de la tendencia de la humanidad de avergonzar a los que son diferentes. Los niños, los profesores de la escuela y los miembros de mi familia se burlaban de mí y me hacían sentir deficiente.

Alumno: “Profesora, pídale a Vincent que diga su apellido”. Profesora: “Oh, probablemente lo haría sonar gracioso”. Clase: ¡Jajajajaja!

“¡Jajaja! Me recuerdas a ese conejo de dibujos animados que aparece en la caja de cereales”.

“¿Tienes alguna enfermedad que te haga hablar así?”

“Cuando crezcas, la gente no te tomará en serio”.

Palabras que se formaron en lo más oscuro del corazón de las personas y se esgrimieron como armas... Palabras que sirvieron de ariete y acabaron por derribar mis defensas... Palabras que invadieron mi corazón, envenenaron mi alma y deformaron mi mente... Palabras que fracturaron mi identidad y trastocaron mi trayectoria vital... Palabras que me dejaron sintiéndome deficiente, incapacitado y apartado... Palabras que me excluyeron y dañaron mi salud... Palabras que endurecieron mi corazón... Palabras que me perjudicaron…

Creo que la vida es difícil en general, pero para los que somos percibidos como diferentes, es especialmente difícil.

No es de extrañar que desarrollara un trastorno de ansiedad, un tic nervioso (que duró un año entero) y un tartamudeo psicológico. Estos problemas de salud mental e impedimentos fueron el resultado de años de tormento. Fueron cargas que, en cierto modo, mi comunidad me ordenó llevar hasta la adolescencia, cuando se agravaron mucho más al estar en el extremo receptor de una larga lista de insultos incendiarios y declaraciones prejuiciosas por tener una nariz grande, acné, una complexión delgada y unos padres que supuestamente conducían vehículos económicos de clase baja.

Creo que la vida es difícil en general, pero para los que somos percibidos como diferentes, es especialmente difícil. Cuando no estamos a la altura de las normas del mundo, de la sociedad o de nuestra comunidad por razones que pueden o no ser culpa nuestra, a la gente -que, irónicamente, tampoco es perfecta- le encanta recordarnos nuestras diferencias, o en mi caso "defectos", hasta el punto de hacernos sentir avergonzados de nuestros defectos, y lo peor de todo, avergonzados de nosotros mismos.

Debido a que me recordaban continuamente mis diferencias de una manera destructiva e hiriente para el carácter, finalmente desarrollé un falso concepto de mí mismo que se basaba en las duras opiniones de los demás, una versión de mí mismo que era hueca y que pedía ayuda a gritos (especialmente en el trabajo). Lamentablemente, a veces era incapaz de defenderme o incluso de gritar físicamente para pedir ayuda porque mi ansiedad era tan abrumadora que era incapaz de producir el habla, a menos que quisiera tartamudear por todas partes, lo que, por supuesto, sólo atraería más escrutinio y dolor potenciales hacia mí.

De cualquier forma, es preciso decir que durante mu adolescencia, fui visto como un “pobre perdedor” al que le tocó una suerte indeseable en la vida… un “pobre perdedor” que estaba desesperado por tratar de encontrar algún valor mientras trataba de esconderse del mundo… un individuo muy inseguro cuyo corazón se estaba endureciendo y cuya alma se estaba volviendo tóxica.

Necesitaba ayuda, necesitaba una salida, necesitaba una nueva identidad.

Así que decidí embarcarme en un viaje con el propósito de encontrar mi mejor yo, mi verdadero yo.

Y tú también puedes hacerlo.

Autor de la foto Randy Fath on Unsplash" target="_blank">@randyfath

No tienes que enfrentar esto solo, Habla con un mentor, es confidencial.


Por favor, completa el formulario a continuación para que podamos ponernos en contacto contigo.

Género::
Edad:

Pedimos género y edad para asignar el mentor apropiado. Términos & Privacidad.

Estos problemas pueden ser difíciles de enfrentar. Si estás considerando dañarte a ti mismo o a los demás, por favor lee esto!