Esa no soy yo

Nuestro sentido de identidad puede ser algo gracioso. Todos se han preguntado en algún momento: "¿Quién soy yo?"

Si te preguntaran cómo te defines, ¿qué dirías?

Personalmente, solía ser estudiante y ahora soy escritora. La mayoría de las veces me identifico simplemente como una pelirroja, una mujer o según mi sistema de creencias tradicional.

Pero durante muchos años, la respuesta fue exclusiva e inequívocamente bailarina.

Cuando era pequeña, era increíblemente tímida en situaciones sociales y en un intento de curarme de esa aflicción, mis padres me inscribieron en clases en una academia de baile local. Me encantó desde el principio y viví en mi leotardo. Pronto estaba bailando casi veinte horas a la semana. Aprendí el significado de "si no hay dolor, no hay ganancia" a una edad temprana, pero era indudablemente feliz y segura de quién era como bailarina.

Luego crecí y alcancé una altura incómoda, toda piel y huesos. Mi maestra señalaba mis defectos físicos al resto de la compañía y los alentaba a reírse de mí. Fue tan estresante que mi cabello comenzó a caerse por montones.

Pasé de la certeza que era delicada y preciosa a sentirme como un fenómeno de la naturaleza.

Por primera vez, la cosa de la que estaba más segura: que tenía un don, que era elegante, que era digna, se puso en tela de juicio. ¿Seguía siendo bailarina si no me parecía a las otras bailarinas? Pasé de la certeza que era delicada y preciosa a sentirme como un fenómeno de la naturaleza.

Cambiar de estudio parecía ser la mejor opción cuando mis papás y yo evaluamos el daño emocional que estaba sufriendo con una instructora verbalmente abusiva. Pero si alguna vez te cambiaste de escuela o lugar de trabajo, sabes lo difícil que puede ser comenzar de nuevo en algún lugar, incluso si tienes las habilidades para tener éxito. Me llevó mucho tiempo adaptarme a un estudio más pequeño y a una profesora que era poco exigente.

Todas las chicas de mis nuevas clases habían desarrollado sus curvas y yo seguía plana como una tabla y más alta que el resto de las chicas, así que mi nueva maestra me daba los papeles masculinos en los recitales. Había una jerarquía clara y sabía que encajaba en algún lugar alrededor de la base de la pirámide. Con el tiempo, me sentí cómoda y una vez más comencé a sentirme más segura de mí misma.

Un día, en contra de mi mejor juicio, dejé que un amigo me enseñara a patinar y me rompí el tobillo. Después de un par de operaciones y un año de fisioterapia, volví a bailar para darme cuenta que estaba tan lejos de mis compañeras de clase que no parecía posible ponerme al día. En un momento de franqueza de mi instructora me dijeron que retendría a mis amigas si intentaba competir nuevamente.

Estaba perdida. No tenía más remedio que dejar de bailar después de 14 años dolorosos pero gratificantes. Mi corazón y mis esperanzas se rompieron, y quedé preguntándome quién era y cómo recoger esas piezas.

Después de eso, me parecía mucho a un camaleón, buscando aún más para obtener la aprobación de los que me rodeaban y para encajar en cualquier grupo que encontrara. Traté de ocultar mis defectos, físicos e internos; cualquier cosa para ser aceptada y apreciada. Sentí que había desechado el amor que me había ganado a través del baile al crecer tan alta, demasiado infantil o demasiado sensible.

De todos modos, soñaba con que alguien viera mis defectos y me quisiera, pero nunca creí que fuera posible. Me llevó tiempo descubrir que mi identidad se encuentra en algo que va más allá de mis habilidades o apariencia.

Tal vez te identificas como un autosuficiente, un atleta o un padre, un erudito o un vendedor: esas cosas cambiarán. Todos queremos saber que valemos algo, ser reconocidos como algo importante que no cambiará con el clima.

Si encontrar y sentirte seguro de tu identidad ha sido el problema que enfrentas, a alguien en nuestro equipo le encantaría hablar contigo. Simplemente deja tu información de contacto a continuación. No estás solo.

No tienes que enfrentar esto solo. Habla con un mentor, es confidencial.