Mi vida se detuvo

Siempre he estado auto motivado y enfocado. El 5 de octubre de 2010 tuve mi primera conmoción cerebral durante un partido de voleibol. Me llevaron en ambulancia a la sala de emergencias, donde me dijeron que fuera a casa y tomara un Advil. Fue la primera de las siete conmociones cerebrales.

Ignoré los síntomas durante varios meses hasta que los dolores de cabeza se volvieron tan insoportables que ninguna cantidad de medicamento alivió el dolor. Tuve que abandonar la Universidad. No me estaba yendo bien en el trabajo. Pasé mucho tiempo sentado en un sótano oscuro.

Pasé los siguientes dos meses dentro y fuera de los consultorios médicos: especialistas, neurólogos y terapeutas. Nadie estaba realmente seguro de lo que estaba pasando. Finalmente, un par de especialistas comenzaron a considerar la idea de que podría tener cáncer cerebral.

Esto me arruinó.

Nunca se lo dije a nadie. Continuamente mentía sobre cómo estaba. Nunca lo admití, pero era un desastre. Una tarde conducía a casa a altas horas de la noche e intenté tirar de mi carro frente a un camión que se aproximaba, pero no pude girar el volante. Tenía dos manos tratando de tirar de mi auto hacia la camioneta, pero no pasó nada.

Pasé dos meses dentro y fuera de los consultorios médicos. Nadie estaba realmente seguro de lo que estaba pasando. Finalmente, un par de especialistas comenzaron a considerar la idea de que podría tener cáncer cerebral.

Una semana después estaba en mi habitación consumido con la idea de morir de cáncer cerebral a los 18 años. Quería tomar el asunto en mis propias manos. Así que por segunda vez en una semana intenté suicidarme. Iba a poner mi boca sobre el tubo de escape de mi carro, pero no pude encontrar ninguna de mis llaves. Más tarde las encontré sobre mi mesa de noche. No le conté a nadie esto durante varios meses.

Después de dos suicidios fallidos y la noticia que no tenía cáncer, continué con mi vida. Debo decir que intenté seguir con lo que quedaba de mi vida. Todo lo que valoré y realmente disfruté, como completar mi título universitario, practicar deportes, pasar tiempo con amigos, se vio muy afectado por mi salud.

Ese verano tuve dos conmociones cerebrales más. El dolor empeoraba de nuevo. Mis papás seguían sugiriendo que algunas personas vinieran a orar por mí. No estaba muy interesado en esta idea, pero debido su persistencia finalmente estuve de acuerdo. También me ayudaron a disipar muchas mentiras que comencé a creer sobre mí mismo. Estaba muy estresado por lo inútil que me sentía. No mucho después, todo mi dolor y síntomas desaparecieron. Realmente no puedo explicar lo que pasó.

Sé que se necesita adversidad para dar forma al carácter, pero saber eso no ayuda mucho cuando estás justo en el medio. Si ha sido afectado por problemas de salud, no tienes que enfrentarlo solo. Utiliza el siguiente formulario para ponerte en contacto.