Solo un par de libras más…

¿Alguna vez has sentido como si debes perder cinco libras? Yo si, y resultó ser el comienzo de una dieta de 15 años que casi me mata.

Cuando era un preadolescente, fui acosada gravemente, mi hermano menor murió y me abusaron sexualmente. Esto me hizo sentir muy insegura conmigo misma. Tenía miedo de hablar con mis papás al respecto. Tenía miedo de molestarlos, así que justifiqué mi silencio, las cosas no estaban tan mal.

En este estado vulnerable, le pregunté a un chico que sabía que era un poco grosero si honestamente me diría si necesitaba perder peso. Él dijo: “Solo unas pocas libras ayudarían”. Me dio el incentivo que necesitaba. A la mañana siguiente comencé mi dieta.

No me llevó mucho perder cinco libras, y me hizo sentir muy bien. Pensé que si eso marcaba una diferencia, otras cinco libras serían aún mejores. A medida que continuaba perdiendo peso, gané popularidad, amigos y novios, todo lo que ansiaba.

Comencé a equiparar el amor con ser delgada.

Me obsesioné con la perfección, y no me atreví a tener nada menos notas perfectas. Hice ejercicio todos los días, corriendo hasta 16 Km, haciendo hasta 1 000 abdominales y haciendo ejercicios aeróbicos para deshacerme de las calorías que podría haber ingerido. Después de seis meses, los episodios de mareo severo me hicieron ver a un médico. Cuando me dijo que tenía anorexia nerviosa, pensé: "¿Cómo podría una persona que pesa 105 libras tener un trastorno alimentario?". Las personas que escucharon mi diagnóstico preguntaron lo mismo. Algunos incluso sugirieron que no parecía anoréxica. Así que decidí presionar más y convertirme en la perfecta anoréxica.

Durante los siguientes 15 años luché constantemente, casi muriéndome dos veces. Estuve bajo observación médica e involucrada en terapia durante gran parte de ese tiempo.

Aún así, en el exterior, trabajé duro para que pareciera que lo tenía todo resuelto.

Mi punto más bajo fue durante mi segunda hospitalización. Tuve palpitaciones del corazón y deshidratación severa. Estaba muy cerca de la muerte. Para alimentar mi cuerpo de 82 libras, me estaban dando a la fuerza 3 000 calorías por día a través de un tubo hasta mi estómago. Pero tiré el tubo en la basura debajo de mi cama y me ejercité con furia cada vez que podía escaparme.

Pero allí en mi cama de hospital las cosas empezaron a cambiar. Estaba sola, cara a cara conmigo misma. Comencé a escribir una lista de mentiras que había llegado a creer, en contraste con la verdad que sabía en lo profundo de mi corazón. Mientras escribía, comencé a desear la capacidad de creer la verdad. Después de eso, la terapia extensa, la ayuda médica, las oraciones y el amor de mi familia y mi esposo me ayudaron a recuperar mi vida cuando la anorexia me la había robado.

¿Estás luchando contra un trastorno alimentario? Ahora mismo puede que te sientas desesperado y atrapado, pero no estás solo. Si usas el formulario a continuación, alguien de nuestro equipo se conectará contigo para escuchar tu historia y ayudarte a encontrar esperanza.